martes, 9 de diciembre de 2008

YO, The Matrix.

Desde que estaba colgando como un conjunto de células en el vientre de mami viajo en colectivo. Viaje en colectivo, necesidad que mata.

Luego de terminar un TP (trabajo práctico) en lo de un ex amigo, subí a un colectivo muy parecido a otro que me lleva a casa, tomé el parecido, el equivocado. Entonces a eso de las seis de la tarde bajé sobre Rodríguez de Francia y otra calle porque no me quedaba de otra. (ese es el único motivo para descender de un colectivo a esa hora y sobre esa calle, sobre todo siendo del sexo femenino). Lo hice, metí la mano en el bolsillo y me dispuse a juntar monedas para un nuevo pasaje, la espera del colectivo se volvió desesperante debido a la escasez de luz que iba aumentando con el paso de las horas.
Miraba a lo lejos por si asomaba algún bus, y miraba detrás por si asomaba un chorro.
Y en un descuido… ¡ZAZ! Me tocan el culo.
Putacarajomierda (helada como si me hubieran hecho un enema en la vía pública, de ser mejor, con semáforo en rojo y en hora pico)
No me animé a mirar quien putacarajomierda me tocó el traserito. Me animé… caminé de puntitas detrás del malnacido y lo increíble era su actitud, como si nunca hubiera tocado mi trasero.
Lo pateo en la parte de atrás de la rodilla y cae al suelo asustado.
Tocaculos: qué te pasa loca de mierda!
Anita: me tocaste el culo carajo (patada en los brazos que cubrían la boca de su estómago)
Tocaculos: pero no te toqué tu culo! Estás loca le voy a llamar a la policía!
Anita: yooooo le voy a llamar ahora carajo! (lo vuelvo a patear, mientras saco mi celular y marco *162 (para escuchar saldo)) y te vas a ir preso pedazo de mierda! Mirá bien mi cara y mirá bien mi culo y acordate eh? Porque es la última vez en tu vida que tocás un culo carajo!
El moquete se estaba dando frente a un local de comidas, el dueño sale asustado y me estira del brazo y me pregunta que pasa.
Anita: me tocó el culo este desubicado!
Cocinero: dejale mi hija, no te metas en problemas (me estira hacia el local)
El tocaculos huye cobardemente y probablemente adolorido.
Cocinero: que te pasó hija?
Anita (muy acelerada a causa de la adrenalina que seguía produciendo mi organismo): estaba esperando el colectivo y ese calentón me tocó el culo! No se puede ni esperar el colectivo en paz! Por que si no te llevan la cartera, el celular u otra cosa, te llevan hasta la santidad!
Cocinero: tranquila nomás, vamos a llamar a la patrullera y vamos a hacer la denuncia (me sirve un vaso de agua)
Anita (disminuyendo la dosis de adrenalina): no creo que usted quede así tranquilo si le tocan el trasero a su hija, o si le tocan a usted verdad?
Cocinero (tal vez homosexual): por lo menos no te hizo otra cosa.
Anita: no se trata de otra cosa ni nada señor, se trata del respeto que nos debemos todos los ciudadanos, de nuestros derechos y nuestras obligaciones. Si un idiota se cree que tiene el derecho de andar tocando traseros ajenos en la vía pública, yo, automáticamente tengo el derecho de defender mi dignidad y reivindicarme con el resto de las mujeres, madres, abuelas, tías, hermanas, amigas, suegras, cuñadas, hijas de esta sociedad corrupta. Nada más. Gracias por el agua.
Salí a la calle y subí al correcto.

3 comentarios:

Topo dijo...

Del relato deduzco que pudiste haber pateado a un transeunte inocente jaja. Viste que haya sido el o fue el chivo mas cercano?

Pero es cierto, andamos en una puta ciudad que a las 10 de la noche parece en estado de sitio. Es como si de común acuerdo todos los ciudadanos de bien comenzaramos a autorecluírnos en nuestras jaulas, perdón, casas para dejar que las alimañas hagan lo que quieran de noche. Como si la calle les perteneciera (y asi es) tenemos que escondernos de ellos o caminar con piedras en las menos (como si sirvieran de algo) mirando sobre los hombros y de reojo a cualquier persona que pasa que bien podría ser alguien tan asustado como nosotros con otras piedras en las manos (o algo peor), listo para que le confundamos con un asaltante, un violador o un tocaculos...

Aldea de mierda... si no hiciera tanto calor saldria con un poncho y una Colt debajo al estilo Clint Eastwood...

Analice Vera dijo...

era el único caminando en la cuadra, en la cuadra!! era él!! lo ví en sus ojos!!

†Arte Sideris† dijo...

le hubiera arrancado las bolas :) pero por lo visto ni siquiera tiene eso, al salir corriendo maricamente