viernes, 23 de septiembre de 2011

De pavas, guampas, sus usos y aplicaciones

Hoy me dedicaré a explicar cómo se genera este círculo vicioso que carcome la vida de muchas personas. A otras en cambio, les da un poco de felicidad efímera.

El término "Pava", actualmente tiene una connotación sexual. Se atribuye a las mujeres que debido al exceso de feromonas en el cuerpo y carencia de dignidad se pasan calentando la pava del personaje asiduo al mate, en otras palabras, al calor femenino, que en la mayoría de las ocasiones el personaje se encuentra en estado civil: comprometido, novio, casado, castrado, y cualquier otro que denote su preferencia por una sola mujer en particular.

Las calienta pavas se caracterizan por tener una necesidad inexplicable, de sentirse querida o simplemente deseada, por personas del sexo opuesto, cueste lo que cueste, como por ejemplo: Usando escote prominente con la ayuda de algún "push-up", pantalones Sawary de la línea "levanta bumbum", que en el mejor de los casos también levanta al amiguillo que se esconde detrás del cierre de algún pantalón.

Estas mujeres, catalogadas también como: Brasero con patas, se pasan "apantallando" el carbón para avivar el fuego que circula tímido en los rincones. A las calienta pavas, les calienta tres huevos el hecho de estar comprometidas con otro matero, lo cual, este comportamiento tan instintivo, hace que el personaje asiduo a la bebida tradicional de las tierras frías, chupe todo el mate hasta tragarse el polvillo de la yerba, y de esta manera el novio en cuestión, produzca en su cabeza una guampa. Lo que se conoce vulgarmente como: Cornudo o guampudo.

El cornudo o guampudo, es un ser que se reproduce por "bipartición", ya que la calienta pava requiere de dos machos para crear uno nuevo, un nuevo cornudo.

El cornudo se caracteriza por padecer de ceguera voluntaria, ya que no desea darse cuenta que su compañera carece de amor propio, y sale a buscar nuevos amores apenas la víctima de vuelta la cabeza.

Es muy común que este caso se de a la inversa, ya que habitamos en un país machista, los hombres se jactan de tener un bracero entre las piernas y que le sorben la bombilla, y apantallan las ilusiones de cualquier boluda que cree que ese badulaque le entregó su corazón.
Que resulta ser tan fugaz como carbón ardiendo para un asado dominical.
Estos hombres, son más homo erectus que homo sapiens, ya que piensa más con el ánimo erecto que con la razón.
Este susodicho, es un experto en ponerse de novio con "toritas" por la capacidad que tienen las pobres de lucir con orgullo lo que en poco tiempo dará de tomar a otros habitués al mate.

En nuestro país el mate se consume con hielo y yerbas que se encuentran en el suelo, esa bebida es denominada "tereré",  ya que soportamos un verano que dura los 365 días del año. Por lo tanto, para bajar la temperatura interna que sube con tanta facilidad, se debe disimular con bastante agua fría (en las partes íntimas) y dos o tres ramitas de Menta'i para aplacar los nervios infundados por las sospechas que surge en la pareja actual.

Consumir esta bebida forma parte de nuestro folclore, como también su connotación.

Si usted conoce algún caso, o fue víctima de algo tan cruel como esto, favor aleje de su vida a estas personas, báñese con ruda y salmuera, elimine de su lista de contactos del bbchat, y nunca, pero nunca deje pasar a un brasero ardiente entre sus piernas.

Aunque cuentan la leyenda que nadie se salva.

oh... wait!

6 comentarios:

Noe dijo...

tengo una mejor idea: KILL'EM ALL!! :D

Analice Vera dijo...

Hahahahaha! Burn Mother Fucker! BURN!

Soy Charlie dijo...

Ejukapa!!!

Natalio Ruiz dijo...

Hay que armar una fundación o asociación de víctimas de braseros con patas...
Qué mucho que me reí con el artículo. Mi descubrimiento de hoy fue este blog...

Sra. Jardín de Cemento dijo...

¡Brillante, nunca mejor dicho!

al CACERES dijo...

buenisismo jjaj me gusto, talvez el terere rupa sea un personaje interesante tambien,saludos