miércoles, 28 de noviembre de 2012

De lo que es posible.

¿Qué pasaría si encontraras una lámpara con un genio adentro y pudieras pedir solo tres deseos?
¿Qué deseos pedirías?

¿Qué pasaría si perdés a un ser querido y solo tenés dos oportunidades para hablar con esa persona en sueños?
¿Cuáles serían esas conversaciones o en qué situaciones te gustaría soñar con esa persona?

¿Qué pasaría si tuvieras la oportunidad de volver a vivir tu vida de nuevo?
¿Utilizarías esa oportunidad para traerla de vuelta?

Nada de eso pasa... igual sigo creyendo que todo es posible.

Igual sigo pensando en esas dos oportunidades de sueños con ella, igual sigo pensando de qué podría hablarle para que no se aburra y siga soñando lo suficiente para poder decirle cuánto la extraño, cuánta falta me hace y cuántas ganas de traerla de vuelta tengo todos los días.

Cuántas ganas de verte tengo mami... pero solo tengo dos oportunidades.

1 comentario:

Elda Cecilia dijo...

Las 5 de la mañana y yo acá leyendo tu blog.Una gran lección para mí, que me cuesta demostrar cariño. Ni imagino lo que debe ser.