jueves, 14 de julio de 2011

Cómo era? Qué los cumplas o cumpleaños?


Una semana antes ya había confabulado con las primas y con mi hermana para comprar la torta, los bonetes y algunos globos. Tenía en los planes que todo fuera de "Las Chicas Superpoderosas" porque así nos hacíamos llamar las tres.

Cumplías 45 años, y nos hicimos las desentendidas durante la semana para que fuera una sorpresa, para que pases bien ese día.

Te habíamos cantado "Que los cumplas feliz" entre los tres, a la medianoche como es la tradición, era la primera vez que un cumpleaños era tan importante para mi, tu primer cumplaños como abuela, tu primer cumpleaños con pelo corto.

Tu sonrisa no se había borrado en los meses anteriores, te mantenías fuerte y cariñosa.

Era un cumpleaños muy especial.

Ese día salí tarde del trabajo, se habían presentado algunas cosas durante el día e hice lo posible para terminarlas a tiempo. La oficina quedaba lejos de la casa de abuela, para llegar a tiempo al cumpleaños sorpresa.

Por suerte Mile comenzó a inflar los globos y la sorpresa comenzó a tomar forma, el chocolate comenzó a volverse líquido y cálido, y las 45 velitas comenzaron a brillar.

Los bonetes tomaron su lugar sobre las cabezas de los que compartían contigo, y el frío típico de julio se adueñaba de la noche.

Tomé dos colectivos para llegar antes que acabe todo, llamé al celular a preguntar si ya cantaron el "cumpleaños"...

Llegué tarde a tu cumple mami... y fue tu último cumpleaños.

Sé que esperabas más de tu cumple, pero en el fondo de tu corazón sé que la pasaste bien. No me arrepiento de haber compartido el resto del año contigo, ni los primeros meses de este. No me arrepiento de las madrugadas en vela, no me arrepiento de haber dormido en el piso, no me arrepiento de las cosas que dejé.

Mañana tendrías que haber cumplido 46 años...

Desde donde quieras que estés mami te amo, y te extraño. Espero verte esta medianoche de nuevo y poder cantarte "Que los cumplas feliz".

Te amo.

5 comentarios:

L&J :) dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lauri Torres dijo...

Es tan difícil poder administrar el tiempo para compartir con los seres queridos, y es tan valioso ese tiempo que nos damos cuenta cuando ya ha pasado... pero de seguro tu mamá la pasó super bien y la pasará mejor ahora.
A mí me pasó algo parecido con mi papá, en su cumpleaños de hace unos años, me estuvo esperando tanto y llegué muy tarde, no le ví en todo ese día, y por el problema que tiene y que te conté (nosé si te acordarás)se quedó dormido, me arrepentí tanto que llegué a pensar que talvez ya no habrá otro cumpleaños... pero gracias a Dios si hubo, y ahora trato de pasar con él más tiempo...
¡Felicidades a tu má! =)

Óscar J. Galeano Olivera dijo...

Yo, Ana, ni te conozco.
Acabo de darte follow en el TW y leí tu blog por primera vez, pero esto que acabo de leer, me puso tan mal por la desaparición física de tu madre (que lo viví desde el TL), pero a la vez, abrigo una esperanza: no todo está perdido en el mundo.
Paraguay somos todos, y lo compartimos personas de diferente laya, y entre ellas, vos, Ana, valés la pena hija.
Un abrazo y fuerza.

pia dijo...

Yo tampoco te conozco, es la primera vez que leo tu blog, es muy triste lo de tu mami, pero sos muy valiente al compartir asi tus sentimientos. Tu mamá con seguridad estaba muy orgullosa de tener una hija como vos.
Mucha fuerza, un saludo afectuoso.

Milva Servián dijo...

No te conozco, son la 1:34 am y no puedo dejar de leer todo lo que publicas. Admiro mucho lo fuerte que sos, un abrazo genia